María Elsa Viteri ¿Correísta conversa o encubierta?

Un cruce de cartas con el Contralor sugiere que la Ministra intentó presionar para que no salga el informe de la deuda, que embarraba a su anterior jefe, el mismísimo Rafico Correa.

single

La investigación que la Contraloría lleva adelante sobre la deuda externa provoca insomnio en el ático de Bélgica.  Por lo menos eso revela la cantidad de tuits al respecto del expresidente Rafael Correa. No es para menos, pues es la primera iniciativa institucional para llevar a Correa ante la justicia y que ya cuenta con una indagación previa en Fiscalía. 

La cosa se puso más jodida, desde que el Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguró que ellos no han avalado el sistema de cálculo del endeudamiento, como decía Rafa en su defensa. Pobre, quiso que el FMI le salve el pellejo y el FMI lo dejó hundirse. #FuckingKarma.   

Pero hay una enorme incógnita en este proceso y es: ¿En qué bando está la ministra de Finanzas María Elsa Viteri? No es una pregunta menor, pues Finanzas es el ministerio clave de esta investigación. Viteri está hoy en día en la capital del imperio, precisamente en el FMI y el Banco Mundial para ver si nos prestan más plata o por lo menos nos recomiendan con sus panas para que aflojen billete. Tal como va la cosa y según fuentes del oficialismo, necesitaremos en octubre de este año emitir deuda por 1.500 millones, mínimo. 

Lo cierto y tangible es que el correísmo nos dejó asfixiados con una deuda monumental y la Contraloría busca responsabilidades. Las señaló en el propio Correa, quien en sus tuits ha celebrado las posición de la ministra Viteri que incluso asegura que no se ha sobrepasado el techo legal  de la deuda que es del 40% del Producto Interno Bruto. Autogol político en la cancha económica. 

Fuentes estatales aseguran que la Ministra incluso trató de impedir la emisión del informe de Contraloría, bloqueando los pagos del gobierno central. La excusa era el informe y que seguir pagando podría traer complicaciones legales. El Estado estuvo paralizado financieramente poco antes de que el contralor, Pablo Celi, anuncie un informe dinamita que pone a Correa al borde de usar pañal. 

En un oficio enviad por Viteri a Celi el 29 de marzo (Nro. MEF-MINFIN-2018-0240-O) y a la que la Posta tuvo acceso,  la ministra Viteri le expone al Contralor que está complicadito seguir pagando si es que va a salir el informe. “Se ha puesto en conocimiento del Despacho Ministerial a mi cargo del contenido del Borrador de Informe, documento que contiene conclusiones que constituyen elementos significativos de procedimientos detectados durante el examen, respecto de los cuales y ante la perspectiva de que en mi condición de Ministra debo aún continuar con la ejecución de procesos administrativos originados en compromisos de crédito internacional y otros asuntos que a la medida de su ejecución afecte la relación porcentual entre monto de la Deuda/PIB”. Y luego, le pide una “asesoría” sobre qué hacer, pero que “considere en su respuesta el hecho que los compromisos de financiamiento internacional prevén y penalizan la falta de la convenida y oportuna de los reembolsos” 

El Contralor por su parte, responde con el oficio 11522 y le dice más claro que ella siga trabajando o a ella también le va a caer el hacha. Le recuerda el artículo 77 de la Ley Orgánica de la Contraloría que dice que “las autoridades actuarán con la diligencia y empeño que emplean generalmente en la administración de sus propios negocios, caso contrario responderán por sus acciones y omisiones”. 

Fuentes consultadas en Contraloría tras la obtención de estas cartas, aseguran que el sentimiento en esa institución fue de que la Ministra estaba presionando para que el informe no salga.  Entonces vuelve la pregunta ¿Viteri es correísta conversa o encubierta? 

El entorno de Viteri

María Elsa Viteri fue ministra de Correa, eso lo sabemos. El cariño no se ha perdido, según los tuits de Correa. Hoy, tras el correísmo ha aparecido ante la opinión público junto a Gustavo Larrea y su movimiento Democracia Sí. Incluso, cuando Larrea visitó a Moreno en el Palacio y ambos salieron al balcón a saludar a los partidarios de Democracia Sí, los acompañaba María Elsa Viteri. Larrea niega que sea cuota de su movimiento en el Gobierno, asegura que fue una decisión de Moreno, en soledad.

Pero Viteri trabaja en el ministerio con más amigos de Correa que de Moreno o de Larrea. Isela Verónica Sánchez destacó en el correísmo como la mano derecha de Ricardo Patiño. Hoy por hoy es subsecretaria del Relaciones Fiscales del ministerio de Finanzas. Gana 4.000 dólares al mes. Para Sánchez ese ministerio no es ajeno. Estuvo ahí en el 2007 como asesora de la subsecretaría general de Finanzas, cuando el primer ministro de esa cartera de Correa fue precisamente Ricardo Patiño. Luego logró un asenso a subsecretaria de Presupuestos hasta 2009.

Luego con Patiño llegó al Ministerio de Relaciones Exteriores, donde el hombre duro del correísmo era canciller y hacía de la diplomacia su rancho. Ahí Sánchez era coordinadora general administrativa y financiera. Llegó hasta el viceministerio de Gestión Interna.

Otra ficha correísta del entorno de Viteri es Carlos Iván Barrionuevo, el director nacional de Análisis de Mercados Financieros, quine gana 3.400 dólares al mes. Barrionuevo incluso registra pagos del ministerio por conceptos de viáticos ¿a dónde? A Irán. Uno de los misteriosos países a los que la revolución ciudadana tanto viajó quién sabe para qué, pues los beneficios para el país de ese acercamiento han sido cero. La justificación oficial era saber si Irán podía refinar nuestro crudo, dicen. Todo el viaje, lógicamente, lo pagamos los ecuatorianos.

También le pagamos en 2015 viajes a Brasil, donde el objetivo era explícitamente “continuar con procesos referentes a endeudamiento”.  

Estos son solo dos ejemplos de que la purga correísta de Finanzas es aún una quimera y alimenta las dudas sobre qué mambo baila Viteri, quien ideó un plan económico que el 57% de los ecuatorianos dice que “servirá muy poco”, según Cedatos.