#NosFaltan3 Qué sabemos y qué no

En medio de los rumores, la Posta te trae los hechos. 

single


Cuarto día de incertidumbre. Desde el secuestro del equipo periodístico de El Comercio en la frontera norte de Ecuador con Colombia, suscitado el lunes y reconocido el martes último, el país se mantiene pendiendo de un hilo desagradable de desinformación. De momento, estos son los hechos, según las fuentes consultadas por la Posta. 



Qué sabemos. 

El secuestro se atribuye a alias Guacho, según Inteligencia colombiana. 

No se ha pedido dinero por parte de los secuestradores, según Interior. 

Existe un proceso de negociación liderado por Ecuador, según Interior, Defensa y Fiscalía. 

Nuestros colegas siguen bajo secuestro “pero están bien”, según el ministro César Navas. 

Los familiares de las víctimas han “recibido noticias que tranquilizan”, según su vocera. 

El Comercio, que reportó vía tuit la supuesta liberación de sus colaboradores, denunció un hackeo a Fiscalía, según fuentes vinculadas a la investigación. 

La filtración de la supuesta liberación puso “en riesgo” la operación de negociación, según fuentes de Defensa y el Ejército. 

La Comandancia del Ejército colombiano fue la fuente primaria de la prensa de ese país que el equipo ha sido liberado, según periodistas contactados por la Posta. 

El Gobierno ecuatoriano ha creado un Consejo de Seguridad de la Frontera, según la Presidencia de la República. 

Los familiares de las víctimas han tenido poco contacto con las autoridades nacionales: el primero el lunes, el segundo el miércoles y el tercero la mañana de este jueves en el Ecu911, según Fundamedios. 



Qué no sabemos.

Dónde están: Las fuentes colombianas aseguran que en Ecuador; las ecuatorianas, que en Colombia. 

Qué piden los secuestradores: Las condiciones aún están bajo reserva por salvaguardar la investigación. 

El contexto: no sabemos dónde fueron capturados nuestros compatriotas ni si se trató de un blanco al azar o específico. 

Por qué la filtración: se desconoce el interés de las fuentes que anunciaron una falsa liberación para hacer llegar información no confirmada a medios colombianos.