Hacking Team existe y Correa le mintió al país

La Posta accede a los documentos reservados de un contrato negado por el correísmo duro y puro: Hacking Team, el sofisticado sistema de espionaje usado contra ciudadanos. 

single

Implantaron un sistema de espionaje, usaron “gastos especiales” para no rendirle cuentas a nadie y le mintieron al país. Una y otra vez. Los documentos a los que ha accedido la Posta son la pieza faltante de un rompecabezas casi olvidado: Hacking Team, el sistema de espionaje con el que los Gobiernos pueden ver tus capturas de pantalla, tus conversaciones de whatsapp, activar tu cámara y micrófono aunque no los estés usando, escuchar tus llamadas, revisar tu mail y aplicaciones de redes sociales. Y sí, ver tus fotos en pelotas (*a Galo Chiriboga no le gusta esto*). 


El escándalo se hizo público en 2015, cuando la empresa italiana de hackeo fue hackeada. Porque la vida es una paradoja. La espectacular filtración develó el funcionamiento del programa de espionaje y una lista de clientes: Ecuador constaba allí. A diferencia de la mayoría de países democráticos de la región, donde el escándalo se aceptó y transparentó, en Ecuador el correísmo lo negó. 


La Secretaría de Inteligencia emitió un comunicado donde aseguraba: “La Senain no tiene relación contractual alguna con la compañía Hacking Team” y que “Es totalmente falso que alguna contratación de la Senain, haya servido para atacar medios digitales u otros objetivos políticos, como inescrupulosamente se está aseverando”. Al final del comunicado público, la Senain advertía con demandas a quien aseguraba lo contrario. 


El entonces ministro de defensa, Fernando Cordero, lo llamó “invento”; el entonces canciller Ricardo Patiño lo tildó de “Show político”; el entonces ministro del Interior y hoy compadrito lindo, José Serrano, dijo no tener conocimiento “de ningún contrato con la empresa Hacking Team”. El Estado entero mintiendo. 

El más categórico fue Rafael Correa, quien interpeló con descaro a los periodistas que le preguntaron al respecto, “¿Dónde hay un mail que hayan hackeado, que diga que Ecuador ha hecho esto, lo otro? Los correos no dicen nada. Secretaría Nacional de Inteligencia no ha contratado con Hacking Team”, refutó a la prensa en 2015. Y sin ruborizarse siquiera, agregó: “Están haciendo un show político de algo que no existe ¿Me puede decir en qué se basan? ¿Qué pruebas hay? Es la típica irresponsabilidad de la oposición y, con todo respeto, que la recogen ciertos medios de comunicación sin contrastar, sin verificar".


Vamos a ver qué dice ahora.


El 26 de marzo de 2013, la Senain recibió la oferta de Total Digital, representante de Hacking Team en Ecuador,  para levantar el sistema de espionaje en el país por un costo de $ 2,9 millones. 

El 14 de octubre de ese año, Pablo Romero, antecesor de Rommy Vallejo en Inteligencia, aprobaba el uso de “gastos especiales” o reservados para el segundo de cinco pagos prometidos a la empresa en la cuenta de ahorros que mantenía en Bancolombia (la número 801XXXXX228). 


Los documentos, a los que este medio accedió por fuentes de Inteligencia y que fueron -cómo no- declarados secretos, detallan exactamente las capacidades técnicas, la capacitación a 12 integrantes de la Senain, el apoyo técnico durante tres años para los 30 agentes que estarían a cargo del sistema y la necesidad de actualizar las capacidades de espionaje. 


El contrato que demuestra la mentira del alto mando del correísmo al país está dentro de la revisión de gastos especiales que lleva adelante la Contraloría General y es un motivo adicional para que la clase política repiense la Inteligencia de este país, donde las bombas se han convertido en noticias habituales mientras los sistemas se utilizaban para espiar a ciudadanos. 


Hoy, en la Posta, el secretario del presidente, Juan Sebastián Roldán, aseguró que Lenín Moreno está replanteando la Senain y entre las opciones consta su disolución. Antes este y otros gastos reservados deben exponerse. Así como sus alcances.


Para que no nos vuelvan a mentir así de feo.