Espinosa y Alvarado calientan, por si Vicuña no rinde

Las dos ministras y ex amiwis de Rafael Correa son la segunda y tercera opción para la Vicepresidencia.  

single


Según los sondeos que la Posta ha hecho al interior de la Asamblea, María Alejandra Vicuña lograría, aunque con las justas, con las justísimas, los 69 votos que necesita para ser elegida como Vicepresidenta del país. Sin embargo, en caso de que algo pase, como suele pasar en política, existen otras dos opciones en la terna: María Fernanda Espinosa y Rosana Alvarado. 

Las otras dos mujeres que calientan en el banco son, también, dos caras heredades del correísmo, solo que estos dos rostros fueron mucho más visibles. María Fernanda Espinosa fue ministra Coordinadora de Patrimonio, Canciller, ministra de Defensa de Correa y embajadora. Amplia experiencia y si Vicuña no logra los votos, sabría cómo moverse para pescar a río revuelto. 

Espinosa siempre estuvo en el círculo cercano al exmandatario, pasó la última etapa del correísmo en Ginebra, como embajadora ante la ONU y por ende, cerca de Lenín Moreno. Allá la acompañaba su marido, el exsecretario de la Presidencia, Eduardo Mangas, que abandonó el gobierno de Moreno en una tempestad al filtrarse unas declaraciones suyas bastante desatinadas. Un operador político experimentado, cercano a la Senain que podría ayudar en esta ocasión, pues sería la operación política más importante de sus vidas. 

Correa la ha acusado de traidora y se identifica con el bando contrario al de Gustavo Larrea, otro actor de altísima influencia en el régimen. Los sectores de oposición han asegurado que ni a bala votarían por ella para la vicepresidenta. 

En la otra esquina 

Por otro lado calienta en la banca Rosana Alvarado, actual ministra de Justicia. Ha llegado a la terna pese a que hace pocos días estuvo en el ojo del huracán por el supuesto suicidio del violador y asesino de una niña lojana, que debía estar bajo el cuidado de sistema penitenciario, a cargo de Alvarado. 

La cuencana también tuvo un trajín importante en el correísmo y fue ubicada en la opinión pública en el grupo de las “sumisas”, las tres mujeres (junto a Gabriela Rivadeneira y Marcela Aguiñaga que hoy matan por Correa y Glas) que condujeron la anterior Asamblea. Su postura pro aborto en el Legislativo, fue pisoteada por el entonces mandamás de PAIS. 

En una ocasión incluso tuvo un enfrentamiento con Dalo Bucaram por los hijos del líder de FE. A Bucaram se lo acusó de usar a sus pequeños políticamente y se presentó una acción que podía desembocar en el retiro de la custodia. Ella dijo “no sabríamos qué hacer con los hijos del PRE”. Más críticas. 

Inició en la última campaña presidencial inició una acción legal contra Cedatos por supuestamente manipular las cifras de sus encuestas. Cedatos ha sido sobreseído. 

Ha logrado ubicarse con comodidad en el Gobierno e incluso ha compartido el pan con los medios, cuando Moreno invitó a periodistas a comer en palacio. Antes odiaba a “la prensa corrupta”. 

No se le conocen habilidades de operación política por sí sola, pero en política nunca se sabe.